¿Cómo me enteré de que estaba embarazada?

Mi test de embarazo

¡¡Hola!! Hoy me estreno con el blog explicando qué sentí, como me sentí, qué síntomas notaba que tenía y qué me llevó a ir a la farmacia a comprarme un test de embarazo. Pero primero y antes de explicar nada tengo que contaros qué estaba pasando en mi vida unos meses antes…

Yo estaba trabajando de dependienta y me encantaba ese trabajo, pero también me daba mucha ansiedad como llevaban el negocio ya que era muy familiar y poco a poco fueron exigiendo más y más de mí. Empecé con crisis de ansiedad prácticamente a diario, y eso empezó a afectarme a nivel hormonal… La regla no me bajaba cuando me tenía que bajar (yo llevaba años tomando la píldora anticonceptiva) a causa del estrés del trabajo, estaba frustrada a diario, y con muchos altibajos emocionales. Lo único que me curaba era llegar a casa y encontrarme a mi novio allí. El caso es que empecé a preocuparme por el retraso de regla, y me compré un test. Negativo. Al mes siguiente la misma historia, y otra vez negativo (yo creo que la farmacia se forró conmigo jajaja).

Allá para finales de junio salí del trabajo fatal fatal por mi ansiedad y decidí que eso se acabó, me fui a urgencias con mi novio porque necesitaba que algún médico me atendiese y cuando llegamos a casa decidimos que ese sería mi último día de trabajo.

Yo seguía con mi recuperación en casa, y a causa del estrés, de la ansiedad y de todo, de vez en cuando se me iba completamente la pinza y se me olvidaba tomarme alguna pastilla, aunque no me preocupaba excesivamente porque era algo que ya me había pasado antes y además la regla ya empezó a venirme regular otra vez.

En fin… que llega agosto y nosotros nos fuimos de vacaciones a casa de los padres de mi novio. Esos días nos enganchamos a ver The Walking Dead, y mientras estábamos tumbados en la cama yo notaba que esos días tenía un calor muy raro por dentro del cuerpo que no era normal, ¡¡pero tampoco pensaba que sería un embarazo!! Veía que mi novio estaba tan normal, por lo tanto ya empecé a pensar que estaba incubando algo. Notaba también que estaba más sensible de lo normal, tenía ardores de vez en cuando e iba al baño a hacer pis muchísimo, aunque eso es algo bastante normal en mí. Además faltaban 2 días para que me bajase la regla… y era imposible estar embarazada. Pero algo me llevó a ir (otra vez) a la farmacia y hacerme el test.

Vuelvo a casa medio temblando y me meto en el baño para hacerme el test pensando que era una paranoica y que era imposible estar embarazada, pero esos pensamientos no me detuvieron. Hay que añadir que mi novio no sabía lo que yo estaba tramando porque le dije que iba a ir al supermercado cuando en realidad fui a comprar el test…

Total… que cuando cogí el test para ver el resultado pensé que lo hice mal por los nervios y que no había resultado de nada, pero al darle la vuelta para tirarlo vi las dos rayitas rosas y empecé a gritar como una loca del susto porque sinceramente no esperaba que diese positivo.

Fui en busca de mi novio gritando que estaba embarazada mientras lloraba y él me recibió con una sonrisa (un poco tensa jajaja) y un abrazo.

Cuando consiguió calmarme fuimos a dar un paseo por la feria que había en la ciudad sin hablar casi del tema, aunque creo que cada uno tenía mil pensamientos en la cabeza… era como si nada hubiese ocurrido y al mismo tiempo hubiese ocurrido todo.

Más tarde y ya más relajados valoramos qué hacer al respecto porque nos pilló totalmente desprevenidos, un bebé iba a ser una responsabilidad gigantesca, teníamos nuestros planes y necesitábamos hablar bien las cosas y valorar si estábamos preparados para la maternidad/paternidad y poder mantener a un bebé sin que le faltase de nada… pero aquí estamos, embarazada de 8 meses y pico esperando con muchas ganas a nuestra pequeña Ava.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *